10 de octubre de 2019

Pintar vitrina con Autentico Chalk Paint

Hola.

¡Cuánto tiempo sin pasar por aquí! Echaba de menos poder sentarme tranquila delante del ordenador con una taza de té a escribir para todas las que estáis al otro lado. También echo un poco de menos coger las brochas y ponerme a pintar y a crear con más frecuencia. Si has emprendido alguna vez ya sabes, que al final, cuando emprendes, te absorbe gran parte del tiempo el trabajo administrativo,  los pequeños fuegos del día a día, y cuesta encontrar tiempo para poder desarrollar nuestra parte creativa que en muchos casos es justamente la parte que nos llevó a emprender.

Estoy intentando  poder recuperar tiempo para seguir desarrollando esta parte, y me he abierto una nueva cuenta en Intagram. A mí ser consciente de los mementos bellos del día a día y hacer click con la cámara, me hace vivir un poco más despacio, ser consciente de la belleza de lo cotidiano y de lo afortunada que soy por apreciarla. Compartirlo en esta red social es un plus de motivación para mí,  me hace sentir acompañada en lo que podría ser un proceso más íntimo, pero esta compañía, "del otro lado de la pantalla",  me motiva y no me produce ninguna presión, más bien al contrario, sé que a muchas de nosotras nos gusta compartir esas pequeñas cosas del día a día, esas que pueden parecer insignificantes pero para mí son esa energía que somos capaces de crear y ver a nuestro al rededor.

Me gustan las camas deshechas de primera hora, la mantequilla con mermelada, las flores, los viajes, y por supuesto los colores y pintar... En fin, esas pequeñas cosas que cuando aprendemos a apreciar se convierten en pequeños momentos de vida e incluso de felicidad, y  yo les quiero hacer un click en mi cámara y como me gustaría sentirme acompañada te invito a dar una ojeada a mi cuenta de IG más personal @lohevistohoy

Pero voy a dejar de filosofar sobre creatividad y mis motivaciones personales y voy a mostrarte el paso a paso para transformar una vitrina, que seguramente es lo que te interesa ; )




Este pequeño tutorial es para inspirarte y dar una segunda vida a esos muebles que quizá tengas por casa o incluso guardados en el trastero y no sabes muy bien qué hacer con ellos. Es una de las partes que más me gusta de mi trabajo, el recuperar y reutilizar, poder aportar un pequeño grano de arena para que el mundo sea más sostenible y demos una segunda vida a objetos en lugar de fomentar el consumo y la inercia de usar y tirar que, desgraciadamente, impera estos momentos. Además, lo mejor de nuestras pinturas, es que son de base natural y se elaboran mediante procesos respetuosos con el Medio Ambiente, por lo que también nos libera de toxicidad en las que estaríamos en contacto a diario con otro tipo de pinturas.


Un miembro del team Crea Decora Recicla tenía esta antigua vitrina y vimos desde el principio un gran potencial, por sus formas elegantes y la gracilidad que le aporta ser de pequeño formato y de patas elevadas. Pero tanto la madera como el estado de del barniz no eran el mejor y no lucía mucho, así que la solución más sencilla y rápida era darle unas capas de nuestra pintura para darle un aire totalmente nuevo. Decidimos realzar esa elegancia que ya poseía la pieza y devolverle parte de su luz perdida a la vez que podíamos darle un ligero aire boho. Algo importante si eres "conservador" a la hora de pintar un mueble como este, es que sepas que siempre se podrá decapar y "regresar" a su estado original. No pasa nada por pintar un mueble, lo divertido en mi opinión,  es poder darle un nuevo aire cuando lo creas conveniente y si te cansas pues hay vuelta atrás. Lo importante es vivir con piezas que se adapten a tus gustos actuales y disfrutarlas al máximo.



¿Qué necesitamos?
-Omniclean.
-Medio litro de Primer.
-Medio litro de Vintage Azul Marino.
-Medio litro de Vintage Blanco Antiguo.
-Cera Clear.

El primer paso es preparar bien el mueble; encintamos los cristales con cinta de carrocero (es importante tener paciencia y hacerlo bien, nos ahorrará muchas horas de limpieza posterior) y desatornillamos herrajes y tiradores. Como truco, si queréis que vuelvan a brillar en bronce, metedlos con agua caliente y un chorrito de Omniclean ¡quedan genial!


Una vez que tenemos el mueble preparado, empezamos limpiándolo bien con Omniclean para eliminar restos de suciedad y excesos de ceras. Una vez seco, procedemos a darle la capa de Primer. En este caso es muy necesaria, ya que es un mueble oscuro y con mucho brillo y además corremos el riesgo  de que los tintes rojizos de la pieza nos sangren, dejando unas manchas rosáceas muy poco favorecedoras.


Después de dejar secar el Primer durante al menos cuatro horas, pintamos la parte interior. En este caso elegimos el color Azul Marino para resaltar el interior y el contenido que decorará la vitrina ¡ya verás que contraste más bonito queda! El Azul Marino, necesitará al menos de dos capas con dos horas de secado entre ellas.


Una vez que tengamos pintada la parte interior ¡vamos con la exterior! Pintamos con el rodillo flocado en color Blanco Antiguo o bien con pincel, necesitarás dar un par de manos de pintura Vintage.  Dejamos secar bien la pintura y vamos a darle un efecto envejecido que le de alma a la vitrina.

Con una lija muy fina, lijamos cantos para que se entre vea la madera original. Es importante hacerlo de forma muy sutil, ya que si lo hacemos muy fuerte puede quedarnos muy basto. Después aplicamos la cera Clear para proteger la pintura. Dejamos a la cera actuar durante 10-15 minutos y retiramos el exceso con un paño de algodón. Este proceso yo aconsejo realizarlo un par de veces y listo ¡Tenemos la pieza terminada!







Si tienes cualquier duda sobre el proceso , solo tienes que escribirme por aquí, también puedes escribirme un correo o a través de Instagram y estaremos encantados de poder ayudarte en tu proyecto deco. Espero que este tutorial te sea útil ; )

Neus

3 comentarios :